Capacitación

En 2016 se dieron 2.071 cursos que sumaron 118.182 horas de capacitación para lo cual se invirtieron $2,7 millones. La formación de profesionales locales está contemplada entre los objetivos estratégicos de desarrollo de largo plazo, a través de programas de capacitación.

Estas oportunidades voluntarias que ofrecemos a nuestros empleados permitirán el desarrollo cultural y la capacitación profesional. Los programas educativos se enmarcan en una política empresaria de formación de recursos locales capacitados y motivados, en condiciones justas y dignas de trabajo, que favorezcan la seguridad, la salud laboral y el desarrollo humano y profesional.

Entre las metas vinculadas a la finalización de la vida útil del proyecto, la mejora de la empleabilidad de los recursos humanos es una prioridad.

En abril de 2016 se recibieron 54 empleados en la Tecnicatura Superior en Gastronomía, mientras que en noviembre del mismo año 48 empleados culminaron los estudios obteniendo el título de Técnico Universitario en Minas.

Ambas carreras se cursaron en la mina y se llevaron a cabo fuera del horario de trabajo. Durante cinco días a la semana los trabajadores dedicaron dos horas al estudio luego de la finalización de la jornada laboral.

Para el dictado de ambas tecnicaturas Minera Alumbrera invirtió $1,5 millón.

Las carreras cursadas fueron el corolario del Programa de Finalización del Secundario, en el que 108 empleados obtuvieron el título secundario. Todo este plan de capacitación se enmarca dentro del Plan de Cierre de Mina.

Caso

Tecnicaturas terciarias en la mina

Desde 2013 se dictaron dos carreras terciarias con miras al cierre de mina:

• Tecnicatura Superior en Gastronomía que llevó adelante El Ministerio de Educación de Tucumán.

• Tecnicatura en Minas a cargo de la Universidad Nacional de Catamarca.

Ambas tuvieron una duración de tres años. Los estudios se cursaron en la mina fuera del horario de trabajo en un ambiente pensado y equipado para el estudio.

El Programa de Estudios Terciarios dictados en la mina fue una iniciativa que respondió principalmente a los objetivos estratégicos de desarrollo de nuestros trabajadores en el largo plazo y, al mismo tiempo, para generar oportunidades de crecimiento en la región.

Apostamos a la formación de nuevos profesionales locales, generando un polo de desarrollo enriquecedor y sostenible para aquellos que se sumaron al desafío de continuar los estudios terciarios, mientras trabajaban a 2.600 metros de altura.

Los programas educativos se enmarcan en una política empresaria de formación de recursos locales capacitados y motivados, en condiciones justas y dignas de trabajo, que favorezcan el desarrollo humano, intelectual y profesional. Además, forma parte del Plan de Cierre de Mina, ya que contempla la formación de los recursos humanos para que sean capaces de sostener su empleabilidad una vez finalizada la vida útil de la mina.

ANTECEDENTES

Hay una asociación estratégica con la empresa gastronómica que provee el servicio en la mina, que se unió al plan como parte de su programa de Responsabilidad Social Empresaria. La mayor parte de su personal es oriundo de las localidades vecinas al yacimiento.


Experiencias de empleados en 1era persona

“De chica quise terminar mis estudios superiores, pero no pude. Es necesario esforzarme para que cuando tenga el título pueda pensar en algo propio, algún microemprendimiento que pueda desarrollar en Andalgalá”.

Roxana Cañete

Estudiante de Gastronomía, se desempeña como digitadora de mantenimiento mecánico de mina.

“A partir de hoy soy Técnico Universitario de Minas gracias a Dios y con mucho esfuerzo. Tengo muchas sensaciones, mucha felicidad. Quiero compartirlo con mi familia y quiero agradecer a la Universidad de Catamarca y a Minera Alumbrera que nos dio esta posibilidad de crecer en el ámbito del trabajo. Quiero seguir especializándome y aprendiendo de esta hermosa carrera. Somos de Andalgalá y necesitamos la minería. Muy pocas empresas le dan la oportunidad a sus trabajadores de estudiar y trabajar“

Leandro Cabrera

Andalgalá, Catamarca. Operador de Mantenimiento Mecánico de Concentrador.


“La experiencia del terciario fue algo maravilloso. Comenzamos primer año con la duda de entrar o no porque era muy sacrificado estar trabajando y tener que estudiar después de doce horas de trabajo. Lo que me motivó fue el primer parcial que aprobé (matemáticas) de ahí en adelante, no paré. Mucho esfuerzo, sobre todo en primer año y parte de segundo año. Después las materias que venían eran un poco más adaptadas a lo que uno estaba viendo en el propio trabajo. Lo que uno  veía en el trabajo, lo veíamos en clases y lo que veíamos en clases, lo aplicábamos en el trabajo. Fue una experiencia muy distinta, muy buena. Nos satisface y nos enorgullece. Yo que pensaba en un futuro, esto es algo muy positivo. La empresa nos dio la oportunidad y nos abrió puertas a otros lugares. Es un logro personal. Es una alegría para el alma poder tener un título universitario. Me siento orgulloso por lo que nos brindó la empresa y por lo que pudimos alcanzar. Este título quiero dedicarle a mi papá que está mirándome desde el cielo. Seguramente estará muy orgulloso por el título que logré“

Darío Alejandro Páez

San Fernando del Valle de Catamarca. Topógrafo de Mina.