Cobre y salud

El cobre es un gran aliado para la salud de las personas, ya que estimula el crecimiento en los niños y contribuye al desarrollo del sistema inmunológico.

El cobre facilita el transporte de hierro al flujo sanguíneo; resulta un aliado en la prevención de enfermedades como la anemia. Por eso, la ingesta de cobre a través de los alimentos y el agua también es fundamental para el metabolismo energético de nuestro organismo.

El cobre está presente en pequeñas cantidades en todos los alimentos, sobre todo en aquellos de origen animal. En los de origen vegetal se encuentra en el maní y el chocolate.

BENEFICIOS EN EL CUERPO HUMANO

Cerebro

Vital para su formación y la del sistema nervioso. Importante para la producción de neurotransmisores.

Corazón

Es fundamental para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular y ayuda a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos.

Piel

Contribuye a la formación de colágeno y mejora la calidad de la piel y los tejidos en el cuerpo.

Huesos

Ayuda a combatir la fragilidad ósea, evitando problemas como la osteoporosis.

ANTIMICROBIANO

El cobre es antimicrobiano y por eso protege contra virus y bacterias. Está comprobado que el cobre antimicrobiano reduce hasta un 58% las infecciones hospitalarias. Suele aplicarse en pasamanos, ascensores, grifos, manijas. Las superficies de cobre eliminan hasta un 99% de las bacterias luego de dos horas.

Contribuye a evitar infecciones potencialmente mortales como los virus de la gripe aviaria y porcina.